Rubor Facial Patológico o Eritrofobia
Se denomina Rubor Facial Patológico, Eritrofobia o Blushing, al enrojecimiento facial súbito frente a situaciones de stress, acompañado de la sensación de calor o bochorno, adormecimiento u hormigueo de la cara.
Esta afección se encuentra comúnmente en la población, siendo objeto de múltiples trastornos sociales para las personas que lo padecen, pudiendo llegar incluso a provocar cuadros psiquiátricos de difícil manejo, como alteraciones del ánimo, fobias y conductas aberrantes.

¿Porqué se produce?
Este trastorno se origina por la sobreestimulación del sistema nervioso simpático (que junto al sistema parasimpático forman el sistema nervioso autónomo, que comanda todas las funciones no conscientes del organismo), que produce la dilatación de los vasos sanguíneos faciales y la estimulación de las glándulas sudoríparas de esta región, con el resultado antes descrito.

¿Cómo se trata?
El tratamiento de este tipo de condición, recae en un equipo multidisciplinario que involucra a Dermatólogos, Psiquiatras y Cirujanos Torácicos, ya que dentro de las opciones terapéuticas de las que se disponen hoy en día, se encuentran cremas y fármacos que atenúan los síntomas de esta enfermedad, tratamientos con antidepresivos, psicoterapia, terapia cognitivo-conductual y finalmente la cirugía.

¿En que consiste la cirugía del Rubor Facial Patológico?
La cirugía del Rubor Facial Patológico (reservada para casos que no responden a los tratamientos con fármacos) es similar al de la Hiperhidrosis y consiste en la Simpatectomía Videotoracoscópica, con la salvedad que el lugar de sección de la cadena simpática es más proximal (o más arriba), a nivel de la 2 costilla (T2 o R2).

¿Qué diferencias tiene la Simpatectomía por Videotoracoscopía de la Hiperhidrosis con la que se realiza para el Rubor Facial Patológico?
La diferencia más importante entre estos dos procedimientos es que debido al ascenso en el nivel de corte en la cadena de los nervios simpáticos, existe una mayor probabilidad de que ocurran los efectos secundarios y complicaciones de la operación.